miércoles, 4 de enero de 2017

Micro-Microcuento #23

Tengo una bolsa de pelotas sin movimiento, eso sí algunas más bonitas que otras, voy a coger una normalita. Esta pelota no tiene movimiento, está parada y mantenerla me cuesta dinero, lo que hago es vendérsela a otra persona y a la vez que me dan dinero por ella, me ahorro mantenerla.

La fuerza exterior la compra para darle uso, sabe como darle movimiento, luego lo que hace es venderse, con lo que consigue dinero sin necesidad de mantenerla. Revende el primer movimiento que hacía la pelota, sin coste de demora...