miércoles, 13 de junio de 2018

Micro-Microcuento #57

Estaba durmiendo tan tranquilamente o eso supongo, ya que no puedes saberlo, el último sueño siempre se dice que es el que recuerdas al despertar, debía encontrarme inmerso en él.

Todo parecía seguir la sintonía, se desarollaba según lo esperado, all nominal, inesperadamente hubo una distorsión que cambió lo que iba a suceder, a mi subconsciente parece que no le gustó.
Me medio desperté, me dí la vuelta y seguí durmiendo, al despertar en el móvil tenía un mensaje, miré somnoliento de quien era y en menos de un segundo el último sueño empezó a tener sentido, la persona que había aparecido en la distorsión, era la que me había mandado el mensaje, de algún modo me había dejado el Wiffi abierto...

domingo, 3 de junio de 2018

Micro-Microcuento #56

Un tweet sobre un concurso de robótica; cuidado que vienen las máquinas, no le di más importancia en ese momento, luego mirando notas anteriores encontré una idea sobre el machine learning y en torno al reconocimiento de imágenes:

- Por un lado se cambia el algoritmo para que sea capaz de interpretar imágenes compuestas, el objeto que se quiere conseguir no se encuentra nunca en la imagen, son todo frases e imágenes que lo defininen, necesita una interpretación más sopesada y complicada de lo normal.

- Por el otro, para definir la eficacia final del mismo, se iba tapando parte de la imagen hasta ver en que punto se daba cuenta de lo que se quería encontrar, o en base a p/np el tiempo de respuesta.

No dejaba de ser lo típico de empezar en una esquina de un rectángulo y terminar en el centro del mismo, haciéndolo en el menor número de pasos posibles y gastando el mínimo de energía, pero a otro nivel.

Y le dí a enviar...

martes, 20 de marzo de 2018

Micro-Microcuento #54

Después de muchos años de desarrollo y con la ayuda de un extraño personaje que basaba sus cálculos en algo más que el mero hecho de que todo fuera... conseguimos interpretar el idioma de perros y gatos, una vez desciframos uno de los dos todo parecía coincidir, la fonética se basaba en una parte específica dentro de... que generaba el sonido diferencial que una vez descompuesto era normal hasta para nuestro propio oído, pudiendo modular entre todas las especies del Planeta Tierra.

Vivíamos en el sumun de la democracia, participación en cualquier ámbito, todo es cuestionable, inmediatez de acción:

- Dentro de la premisa de que toda opinión es válida, teníamos que intentar escucharles a ellos también, los animales. Esto a veces generaba la necesidad de reducir ciertos grupos para conseguir la aprobación de ciertas leyes, al ser animales todavía no los teníamos en cuenta. La generalización les impedía conseguir lo que querían al verse reducido su poder, a más actores el reparto es más pequeño.

- Por otro lado la necesidad de entender el cambio climático, o la propia extinción de la humanidad dentro del ciclo de la naturaleza y no perecer en el proceso, nos hacía ser participes de parte del problema y a la vez la solución.

- Algunos creían que sería como escuchar a los viejos chamanes: "Todo tiene que pasar, no malgasteís fuerzas en lo que no podeís controlar."

domingo, 14 de enero de 2018

Micro-Microcuento #53

Todo empezó un día leyendo una noticia sobre una conspiración rara por culpa del reconocimeinto facial, tenía su gracia, al lado había una publicidad sobre montar tú propia empresa y te decían que les contaras tú idea. Busqué la web en internet, rellené el formulario más o menos cómo me pedían y lo mandé.
Cinco días después y sin esperarlo mientras estaba en casa, sonó el teléfono con un número raro. Me comentó más o menos cómo funcionaba la reverberación de recogida y quedamos un día para hablar más del tema en una charla.

Eme aquí un año después, parecía que iba bien y a la gente le gustaba, vendíamos camisetas sin logo o frase alguna, simplemente se diferenciaba del resto en la tela, era especial para evitar que el efecto se viera mal, todo convergía en una app de realidad aumentada, de este modo podías ver publicidad basada en tús gustos sobre la gente, no a todo el mundo le gustaba ser un banner con patas, pero para empresas, tiendas, centro comerciales, etc. Sí, era más el público objetivo, partíamos de que cada uno pudiera ver lo que quiere ver sin necesidad de ciencia ficción.

El siguiente paso era trabajar sobre cómo hacer para que lo que piensas fuera lo que verías sin necesidad de teléfono móvil, la propia camiseta te lo mostraba, lo anterior ya era un poco de entrelazamiento cuántico, ahora un montón de gente podía mirar una camiseta y ver cada uno una cosa distinta, ésto si que era una superposición perfecta, esto se relacionaba con la primera conspiración....