domingo, 20 de noviembre de 2016

Micro-Microcuento #14

El dron llegó a la hora, era el último encargo de piezas que necesitaba para terminar el proyecto,  una forma de viajar a la velocidad de la luz en el vacio basada en una teoría de mi abuelo de hacía 50 años, todo estaba explicado en una carpeta que meses atrás había encontrado en el sotano.
En ella definía la posibilidad de viajar de un punto a otro por el vacio anclando el punto al margen de la gravedad y sus pliegues, según los dibujos concentraba toda la energía en el centro del mismo generando un punto que quedaba cifrado, luego simplemente había que conectarse desde otro punto.
El primer punto según las notas estaba en el sotano de la vieja casa de familia en la Tierra, el segundo como no podía ser de otra forma, lo tenía delante, la idea era corroborar su teoría y establecer una nueva forma de viajar por el espacio...